Microrrelatos III

Cambios

No sé qué pasa. Ayer todavía fuimos a jugar al parque. La verdad es que desde hace tiempo que la veía rara y ayer estuvo peor que nunca: miraba para todas partes, como buscando a alguien. Se despidió de mí tocándome la cabeza. Nunca lo había hecho. Hace rato la vi, pero no la saludé. Estaba con mi vecino, ese que siempre me pregunta por ella. Estaban tomados de la mano y ella lo miraba como nunca me ha visto a mí. Y no sé qué me pasa, pero tengo el estómago vacío y unas tremendas ganas de llorar.

carlos lópez-aguirre
Barcelona, 26 de agosto de 2009

——————————————————————————————————————————————–

Termidor

Los aplausos fueron siempre su mayor obsesión, pero aquella tarde la alegría sólo alimentó su tristeza. Había participado en uno de los mayores espectáculos de la historia, pero ni el rey ni la reina estuvieron presentes. Tan sólo algunos nobles de la corte fueron testigos de su última actuación, pero ninguno participó de la euforia. El espectáculo apenas duró un par de minutos. En el primero, subió al escenario donde fue presentado como el bufón de la corte. En el segundo, le cortaron la cabeza. Esa que ahora sostiene de los cabellos el verdugo y donde se apaga el último aplauso.

carlos lópez-aguirre
Barcelona, 21 de julio de 2009

Anuncios

Un comentario sobre “Microrrelatos III

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s