El tío conciliador

A Tomás Eloy Martínez, el día que lo perdimos.

Estudié periodismo para ser escritor. Tomé esta decisión al leer la obra de Gabriel García Márquez. Y llegué a pensar, en algún momento, que había cometido un gran error, que periodismo y literatura eran dos hermanas en constante conflicto por ganarse el amor de la escritura, su madre. Hasta que un día conocí la obra de Tomás Eloy Martínez, que se convirtió en ese tío conciliador, que logró unir a estas hermanas con un periodismo narrativo excepcional y una ficción coherente y rigurosa. Hoy viven felices en algunos libros. ¡Adiós Maestro! ¡Hasta Siempre!

Anuncios

2 comentarios sobre “El tío conciliador

  1. “Ficción rigurosa” podría ser el punto de partida de toda una tesis doctoral. Rigurosa con qué? Con la verdad? con la realidad?
    Aunque yo esté convencida de que el periodismo no es arte sino oficio, sé también que hay maestros de la narración como don GGM y don Tomás. Contar con gracia y con talento las cosas que vemos no tiene que estar reñido con la verdad, pero de ahí a considerar el periodismo como un género literario hay trecho…

    1. Sí, rigurosa, es decir, que sea una historia tan perfectamente construida que logre que creas que todo aquello que has leído, verdaderamente sucedió.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s