El silencio cómplice

Cuando decidí estudiar la carrera de periodismo lo hice convencido de que los medio s de comunicación cumplen con una función social y crítica. El escritor Paco Ignacio Taibo II va más allá de esta consideración y resume de manera más intempestiva los valores del oficio:

Es la última pinche barrera que nos impide caer en la barbarie. Sin periodismo, sin circulación de información, todos levantaríamos la mano cuando el ‘big brother’ lo dijera. Es la voz de los mudos y el oído extra que Dios le dio a los sordos (…) Es la clave de la democracia real, porque la gente tiene que saber qué está pasando para decidir cómo se va a jugar la vida.

Por desgracia, esta mañana del 30 de abril del 2010 he vuelto a tener otra desagradable decepción en cuanto a los valores éticos de un medio en particular.

Los periódicos mexicanos El Universal y La Jornada han dado una amplia cobertura al atentado sufrido por una caravana humanitaria que se dirigía a la población de San Juan Copala, Oaxaca. Todo parece indicar que el ataque fue perpetrado por el grupo paramilitar que lleva el sarcástico nombre de Unión de Bienestar Social de la Región Triqui (UBISORT), el cual es conocido en la zona por sus vínculos con el Partido Revolucionario Institucional y el tristemente conocido gobernador del Estado, Ulises Ruíz.

La caravana, compuesta principalmente por activistas nacionales y extranjeros, contaba con la presencia de los periodistas de la revista Contralínea, Erika Ramírez y David Cilia, los cuales lograron escapar junto con otros miembros del grupo. Cilia fue herido en una pierna y en la cadera. Hasta el momento se sabe de tres fallecidos, entre ellos un observador internacional de origen finlandés.

Esta información la he recabado a través de los medios de comunicación antes mencionados. Picado por la curiosidad, decidí ver qué cobertura ofrecía el periódico REFORMA acerca de esta noticia. Aunque no cuento con clave de acceso a su sitio, por lo menos quería saber qué tratamiento le estaban dando en su portada. Fue imposible, pues no había una sola línea que mencionara el suceso. Apenas al final del sitio se puede leer en la sección Estados el titular Apuran indagación de emboscada, el cual supongo tiene que ver con este tema. (En España en estos momentos son las 16.30 horas, las 09.30 en la Ciudad de México).

Más allá de las tendencias políticas, las posiciones ideológicas o el tipo de lector al que están dirigidos, me parece que al periódico REFORMA, en el cual trabajé durante tres años, ha perdido por completo el sentido de la solidaridad con los compañeros de oficio, que es lo mínimo que se puede esperar de un medio de comunicación.

Son lamentables estos silencios, el querer mirar a otra parte, el negar lo evidente, porque se convierten en cómplices al omitir una información que permite a la sociedad ver en su justa proporción la realidad del país. Y en lo personal lo siento porque conocí de cerca el funcionamiento del diario, la calidad y el compromiso de sus periodistas, de muchos de sus editores y de algunos de sus directivos.

Después de diecisiete años de historia, parece fundamental que REFORMA regrese a sus orígenes que lo llevaron a ser considerado uno de los mejores medios de comunicación de Iberoamérica, cuando logró salir adelante ante los intentos de boicot y de censura. Porque si este tipo de acciones contra un medio son reprobables, la autocensura lo es más.

NOTA FINAL: A las 18.00 horas en España REFORMA había publicado la siguiente noticia: Finlandia reclama esclarecer el asesinato.

Anuncios

Un comentario sobre “El silencio cómplice

  1. Ay, Carlitos. No sólo la ética periodística está del cocol, también la ciudadanía. Pareciera que ya les da igual. Basta ver los comentarios que dejan en El Universal o en las Redes Sociales para querer pegarse un tiro. Yo que doy clases en la UIC a veces me dan ganas de echarme a llorar: les parece que el buen periodista -el verdadero buen periodista- es un quejumbres (como no es divertido…), que no tiene caso señalar o proponer si “nada va a cambiar”, “ellos ganan porque son más poderosos”… Lo que sucede en Oaxaca y en Juárez es una burla. Así que hacen falta que los que son como usted no se achicopalen. Y que hablen de nosotros, desde fuera. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s