Microrrelatos XIX

Resignación

Fue en el cielo donde decidió esperar su destino con tranquilidad. De cualquier forma ya no le pertenecía desde el momento en que esos hombres habían amenazado a todos los pasajeros. Volaba la tensión en el ambiente, al mismo tiempo que el avión giraba con suavidad. Quiso relajarse, pero la mujer a su lado no paraba de llorar. Entonces miró por la ventanilla y se deleitó sonriente con la hermosa vista de Manhattan.

carlos lópez-aguirre
Munich, 23 de septiembre de 2010

———

El fantasma

Anoche, al apagar la luz, sentí un beso en el cuello y cómo la manta caía al suelo. Luego siguieron unas suaves caricias que casi había olvidado la memoria de mi piel arrugada y viuda. Oculté entonces mi desnudez, con pudor, pero sin miedo. Dormí sin soñar hasta esta mañana en que me despierto ansiosa, esperando a que caiga la noche, rogando su vuelta y dispuesta a todo.

carlos lópez-aguirre
Barcelona, 28 de septiembre de 2010

Anuncios

3 comentarios sobre “Microrrelatos XIX

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s