Microrrelatos XX

Idilio

Se conocieron en el mercado, ahí donde echan todos los desperdicios de cada día. No importaba la peste, él la percibió apenas se acercó. Ella, en cambio, al verlo, se alejó lo más rápido que pudo. Pero al salir, ya la estaban esperando. Entonces él pasó veloz al lado de ella, sin mirarla y se tiró sobre los demás como un loco. Una hora más tarde ambos retozaban en el mismo sitio donde se habían conocido. Ella le lamia con cariño las heridas, mientras él la miraba amoroso, con las orejas encogidas y sin dejar de mover la cola.

carlos lópez-aguirre
Barcelona, 14 de octubre de 2010

—–

Viernes por la mañana

Cuando se dieron cuenta de que había dejado de respirar, los soldados sintieron que algo iba mal, que eso no debía suceder, que habían cometido un error. No sabían por qué se encontraban nerviosos: habían torturado hasta la muerte a centenares de prisioneros y nunca habían tenido esa sensación. Apurados, vertieron sobre el cuerpo litros de agua, pero no reaccionaba. Cuando llegó el capitán creyeron que el mundo se les venía encima. Se acercó al torturado y entonces observó a sus pretorianos con desprecio. ¿Qué pasa, acaso la historia va a cambiar por haber matado a un carpintero?

carlos lópez-aguirre
Barcelona, 14 de octubre de 2010

Anuncios

2 comentarios sobre “Microrrelatos XX

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s