Microrrelatos XXII

Darlo todo

Recuerdo la lluvia de cristales sobre mi cabeza, el susto ante la sorpresa, su sombra en la penumbra, el frío del cañón entre mis pechos y sus ojos nerviosos que no los perdían de vista. Y luego su voz, entrecortada e imperativa, que exigía que se lo diera todo. Nunca le he preguntado qué quiso decir. Ya no importa. Ahora lo observo dormir tranquilo en el sofá con la televisión encendida y sé que he sido feliz después de tantos años de un matrimonio que comenzó en un arrebato de pasión una noche en que lo tomé por asalto.

carlos lópez-aguirre
Barcelona, 8 de noviembre de 2010

——

Doble personalidad

Y al séptimo día los ángeles secuestraron a Dios. Luzbel admiró la belleza del mundo. Era tan perfecto, que decidió crear seres a su imagen y semejanza. Seres confundidos que no saben si son ángeles y demonios o ángeles o demonios. Los expulsó del Paraíso por una tontería, y los llenó de miedo y dolor. Y después bajó del cielo y se hizo hombre: predicó el amor y la paz, y los hombres lo asesinaron y luego lo adoraron y luego asesinaron en su nombre. Y Luzbel ríe a carcajadas cada vez que escucha que tienen miedo del infierno.

carlos lópez-aguirre
Barcelona, 10 de noviembre de 2010

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s