Microrrelatos XXVIII

Ineludible

Érase una vez un hombre que escribía la historia de una mujer que llamaba a su puerta en el mismo instante en que él ponía punto final a una terrorífica historia de amor que comenzaba en el momento justo en que él abría la puerta. Cuando terminó y escuchó los toques sobre la madera, se arrepintió de haber cambiado el final, de ser tan débil con sus personajes: ahora su asesina lo esperaba del otro lado de la puerta.

carlos lópez-aguirre
Barcelona, 29 de marzo de 2011

——

Pesadilla

La mujer bajó las escaleras en la oscuridad, mientras escuchaba los extraños sonidos que provenían del salón. La tabla del último escalón crujió y por un momento se hizo el silencio en toda la casa. Una gota fria recorrió su espalda mientras escuchaba retumbar su corazón. De un soplido apagó las velas del candelabro y se dirigió lentamente al salón, donde vio a su marido acuchillándola mientras dormía. Jamás despertó.

carlos lópez-aguirre
Barcelona, 11 de marzo de 2011

Anuncios

Un comentario sobre “Microrrelatos XXVIII

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s