Amenaza de elitismo en la lectura

Hace algunos días leí un artículo que mencionaba que en Australia y Nueva Zelanda se está llevando a cabo un proyecto experimental, el cual consiste en cobrar por el préstamo de libros electrónicos en bibliotecas públicas con el objetivo de obtener recursos ante los recortes presupuestarios derivados de la crisis económica. Para Peter Brantley, director de la Internet Archive’s Bookserver Project, una librería digital sin ánimo de lucro, ésta es una forma de que “las editoriales depositen una mayor confianza en las bibliotecas a la vez que éstas siguen ofreciendo su principal servicio. Las novedades o los títulos más vendidos serían los primeros en entrar en este sistema de pago”.

Sin embargo, esta propuesta contraviene la idea tan extendida de que los contenidos publicados en formatos digitales son más económicos que los publicados en papel. Pues hasta el momento, las bibliotecas públicas siguen prestando libros sin costo alguno. ¿Por qué debería cobrar por los digitales, si ya no existe proceso editorial alguno a nivel industrial? Pero esto es sólo una muestra de la amenaza económica que se cierne sobre la lectura en el futuro.

En el otoño del año pasado, Amazon lanzó el Lector Electrónico Kindle más barato del mercado. En Europa tiene un costo de 99€, es decir, en España corresponde al 15,43% de un mes de salario mínimo: 641,40€ (hoy congelado por el gobierno del Partido Popular). En México, por otra parte, se deben pagar $76 dólares, es decir, poco más de $995. Lo que significa más del 50% del salario mínimo, que ronda actualmente los $1,870 pesos, y en algunas zonas de la República incluso es menor. Así que para una familia común, integrada por cuatro personas, e incluso llegando a sueldos medios, adquirir alguno de estos dispositivos implica un gasto importante.

Quizá esta idea sea fácilmente rebatible argumentando que los eBooks son más baratos. En el caso de España no es así, además de que recordemos que el catálogo hasta el momento es muy reducido. También es cierto que existen eBooks gratuitos en Amazon, pero de dudosa calidad. En lo personal tuve la mala experiencia de adquirir un Quijote incompleto y que sólo gracias a los comentarios de los usuarios, pudieron recomendarme una versión completa. Por supuesto, la empresa proveedora nunca avisa de estos inconvenientes. No tengo muy claro si se debe precisamente a su gratuidad. También me llamó la atención que los eBooks no mencionen la versión de la edición que se está leyendo ni dé crédito a los traductores cuando se trata de un libro originalmente escrito en otra lengua.

Es curioso que hasta el momento no haya surgido un movimiento a favor de la reducción de los costos de los eReaders, mientras que existen millones de voces que exigen la disminución al mínimo de los contenidos. Como si pensáramos que el costo de un dispositivo es justo por su calidad técnica. ¿Y por qué no pensamos lo mismo de una obra literaria?

Hace dos años, durante una charla del Bookcamp de Kosmópolis, después de que uno de los ponentes enumerara las diversas interfaces de lectura a lo largo de la historia, desde la tabla de arcilla hasta los eBooks, y alabar estos últimos, principalmente porque su coste es menor al del papel, lo que permitiría un mayor acceso para todos, le pregunté sobre los costos de los dispositivos electrónicos. Después de enardecerse un poco me dijo que éste se reduciría igual que los móviles debido a la demanda del mercado. No obstante, la actual crisis económica ha demostrado que el mercado no es lo más confiable y que las desigualdades sociales son cada vez mayores.

En España, actualmente se está solicitando que los eBooks tengan el mismo IVA reducido que los libros de papel. Pero nadie ha pedido lo mismo para los lectores electrónicos. Recordemos que sin eReader, el cual ofrece un tamaño ideal, una calidad de pantalla insuperable y una gran facilidad de uso (lo que los posmodernos llamarían User Friendly), es imposible acceder a un eBook. O sí, pero a través de dispositivos que no están creados para una lectura constante.

Quizá es muy temprano para saber qué va a pasar en un futuro inmediato con el desarrollo de la lectura, aunque estos ejemplos demuestran que está todavía muy lejos de convertirse en una actividad generalizada, a la cual toda la población pueda acceder, sin importar el país del que hablemos.

Hasta el momento los libros en papel (con sus ediciones revisadas), las escuelas, el compromiso público de las bibliotecas, el préstamo mano a mano, siguen siendo un método efectivo para que la gente pueda acceder a los libros y su lectura. Si dejamos que los grandes monopolios electrónicos asuman este papel, más adelante nos encontraremos con una enorme brecha cultural, no sólo entre países, sino dentro de sus sociedades, ya sean desarrolladas o no.

De nosotros depende que la lectura siga siendo un derecho y no un bien de consumo al alcance de unos pocos.

Anuncios

5 comentarios sobre “Amenaza de elitismo en la lectura

  1. Antes que nada gracias por tu comentario.

    Por un lado comentarte, que las personas que defienden a ultranza la eliminación absoluta del papel, argumentan que el proceso de un ebook ya no requiere de un proceso industrial, es decir, ya no se necesita ni la mano de obra de los impresores, ni las imprentas mismas, por lo que se reducen costes. Por otra parte, estoy convencido de que los editores que trabajan con libros electrónicos, realizan un trabajo editorial muy importante y no lo demerito en absoluto.

  2. Los libros gratuitos de Amazon no son necesariamente de “dudosa calidad” como dices. Muchos de ellos son libros cuyos autores usan para promocionarse (y lo consiguen) . El mercado editorial de EE.UU. es mucho más flexible que el español y el precio de los ebooks está mucho más ajustado y se desconfía menos de los libros autopublicados porque los autores de éstos suelen buscar editores independientes que corrijan posibles errores. Evidentemente estoy generalizando.

    El caso de los libros cuyo copyright ya ha expirado (como el caso que mencionas de El Quijote) es distinto, ya que cualquiera puede coger el texto del Proyecto Gutenberg y publicarlo en Amazon y ahí puedes encontrarte de todo (incluso gente que cobra por ellos).

    Los ebooks sí que mencionan a los traductores, editores y demás. ¿Qué ebooks has estado leyendo que no los mencionan?

    Libros gratuitos modernos (la mayoría en inglés): http://www.amazon.com/s/?rh=n:154606011,p_20:English,p_36:0-0,p_15=-domain&hidden-keywords=-domain%20-breakthrough%20English&hidden-keywords=-domain%20-breakthrough%20English&sort=daterank&kc=AG56TWVU5XWC2&tag=kwab-20&redirect=true

    1. Belengar, antes que nada, muchas gracias por tu comentario.

      Gracias por la información que proporcionas, es de gran utilidad para seguir investigando al respecto.

      Respondiendo a tu pregunta, hablo precisamente de los clásicos gratuitos que aparecen en Amazon. No mencionan por ninguna parte el crédito al traductor. Quizá se deba a que son libros publicados por cualquier personas, pero no necesariamente por Amazon. Esto me parece muy interesante, igualmente, porque la compañía no lo menciona ni lo advierte.

      Por otra parte, estoy convencido que los eBooks sí ayudarán a acercar la lectura a un grueso de la sociedad, pero insisto, siempre y cuando los eReaders ajusten sus precios, de otra manera será muy difícil.

      Saludos.

      1. Sí, tienes razón. En alguno de los clásicos lo que pone es que el libro ha sido subido a Amazon por un grupo de voluntarios, pero poco más y algunos otros incluyen el nombre del “editor”. En esos casos creo que es más fácil (y hasta más cómodo) bajarse el archivo .mobi del Proyecto Gutenberg directamente.

        Creo que el Kindle está ajustado de precio, sobre todo si lo comparamos con los otros eReaders que se venden en España pero, como has demostrado en tu entrada con los sueldos, ya no españoles, sino de otros países, es una inversión importante. Creo que el principal obstáculo es el precio de los ebooks, más que de los lectores: hace poco quise comprarme un libro que me habían recomendado y me costaba 14€ como ebook y 16€ en papel. Entiendo que las editoriales vean el ebook como el modo perfecto de ganar dinero (poco coste y precio alto), pero conociendo los costes de edición de unos y otros, esos precios me parecen desmedidos.

        Por cierto, he encontrado el link a los libros gratuitos modernos en español por si a alguien le interesa. Advierto que la mayoría son gratuitos sólo para usuarios Premium, aunque el precio de compra es barato: http://www.amazon.com/s/ref=sr_hi_4?rh=n%3A133140011%2Cn%3A!133141011%2Cn%3A154606011%2Cp_20%3ASpanish%2Cp_36%3A0-0&bbn=154606011&sort=daterank&hidden-keywords=-domain+-breakthrough&ie=UTF8&qid=1327909897#/ref=sr_pg_1?rh=n%3A133140011%2Cn%3A!133141011%2Cn%3A154606011%2Cp_20%3ASpanish%2Cp_36%3A0-0&bbn=154606011&sort=daterank&hidden-keywords=-domain+-breakthrough&ie=UTF8&qid=1327910064

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s