Los libros de los otros

Con el fallecimiento de Antonio Tabucchi sé que se ha ido un grande de la literatura, aun cuando no he leído nada de su obra hasta ahora. Sí, debo confesarlo. Después de 35 años de vida, por alguna cosa o por otra, no he leído un solo libro del escritor italiano. Sin embargo, han sido los otros: los conocidos, los compañeros, los amigos, quienes a través de pláticas o comentarios al aire, quienes me fueron demostrando la grandeza del autor de Sostiene Pereira.

Toda charla sobre un libro es una recomendación, aun cuando lo que te digan de un libro sea algo negativo. Porque los libros no sólo entran por los ojos, también entran a través de la emoción de los otros. Cuando alguien te cuenta sus sensaciones sobre un libro, de algún modo tú también estás formando parte de su lectura.

La curiosidad es otro elemento que rodea al universo del libro. Observar la mirada profunda y concentrada de un lector hace inevitable mirar de reojo la portada de su libro. Y el interés aumenta cuando el lector mueve las cejas, esboza una sonrisa, suelta una carcajada o cierra el libro y mira hacia un punto indeterminado, quizá para aceptar el destino del personaje o simplemente tragar saliva para deshacer el nudo en la garganta. Entonces ya es imposible resistirse y, con disimulo, espías la portada y lees el título y el nombre del autor.

Los siglos pasan y los libros siguen utilizando el mismo, pero más efectivo, sistema de marketing: el boca a boca. La diferencia que existe entre un Best Seller y un Long Seller, es que del primero se habla de él por moda, del segundo se habla porque es un clásico: desde La Odisea hasta La señora Dalloway, desde El Quijote hasta La insoportable levedad del ser. Todos ellos han sobrevivido al paso de los años gracias a sus historias inmortales que leen miles de personas y lo recomiendan una y otra vez a la generación siguiente.

Dicen que el universo del libro está cambiando, que incluso la forma de leer será diferente en el futuro, pero lo cierto es que mucho antes de que las pantallas invadieran el mundo, la palabra “recomendar” ya estaba inscrita en la historia de los libros.

Por cierto, hoy me prestaron Sostiene Pereira.

Anuncios

6 comentarios sobre “Los libros de los otros

  1. Vas a disfrutar con Sostiene Pereira. Recomendación que me recuerda que yo mismo debo releerlo. Debería haberlo hecho mucho antes de que la muerte se llevara al autor italiano de Lisboa. Pero la vida es como es.

    Un abrazo

  2. Me encantó y me has terminado de convencer , yo al igual que tú decía pos no he leido nada de él, asi veré qué libro de él será un título que me llame la atención, graciasssssssssss

  3. Me encantó esta frase que dices:
    Toda charla sobre un libro es una recomendación, aun cuando lo que te digan de un libro sea algo negativo. Porque los libros no sólo entran por los ojos, también entran a través de la emoción de los otros.

    Lo leeré por recomendación tuya…

    1. Quihúbole, interesante reflexión. Córrele, lo más pronto posible, Sostiene Pereira. No hay pretexto. No te inventes nada. Saludos. Hdz. Castro

      1. ¡¡Maestro!! Le debo tantas cosas, pero sobre todo una llamada y un correo. Te mando un abrazo grande, grande. Te tengo que contar hartas cosas.

        Se te quiere harto.
        Un abrazo,
        c.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s