Microrrelatos XL

Personaje

Hay días que me siento tan extraño como Gregorio Samsa, y otros, el mundo me parece tan indiferente como a Mersault. Aunque los días más felices son cuando hago locuras, como Dean Moriarty, pero siempre acabo haciendo el ridículo como Ignatius Reilly. Entonces me siento tan juzgado por todos como Josef K, que me gustaría ser tan vengativo como Edmundo Dantés. Pero lo que más me gusta es ser tan misterioso como Pedro Páramo. Lamentablemente, tan sólo soy el narrador de este microrrelato.

carlos lópez-aguirre
Barcelona, 20 de marzo de 2012

——

El péndulo

Aspiró el cigarrillo sin apartar la vista de la ventana. Había visto por años aquel paisaje bucólico y ahora estaba dispuesto a caminar por la hierba de aquel bosque, aspirar sus aromas y comer de sus frutos. Los primeros quejidos, el crujir de huesos y los pasos hacia el baño comunitario le indicaron que comenzaba a amanecer. Siempre odió aquella horrorosa rutina de asilo. Apuró el cigarro y lo apagó sin compasión en la mesa donde tantas veces había comido y vomitado. No había tiempo qué perder, menos ahora que sabía que el suyo se agotaba. Tomó su maleta y antes de salir dio un manotazo a la soga que había atado a la viga la noche anterior. La vio moverse vacía de un lado a otro y se marchó.

carlos lópez-aguirre
Barcelona, 4 de abril de 2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s