Microrrelatos XLV

A primera vista

Tuve el placer de conocerla una triste tarde de abril en que la lluvia empapó el suelo donde resbaló el automóvil que la atropelló frente al semáforo todavía en rojo. Tenía los ojos azules y el cabello negro. Era el amor de mi vida. Murió en mis brazos.

carlos lópez-aguirre
Barcelona, 26 de julio de 2012

——

El monstruo

Se levantó todavía aturdido, sudoroso y con la respiración agitada. A mí me dolía el cuerpo y volví a sentir esa extraña sensación que no sabía explicar. Me acarició el rostro con dulzura y me preguntó si estaba triste. Le dije que no y me sonrió. Acercó sus labios a los míos con delicadeza, apenas los rozó. Se vistió en la penumbra y abrió la puerta. Antes de salir se volvió hacia a mí. “Buenas noches, muñeca”. “Buenas noches, papá”.

carlos lópez-aguirre
Barcelona, 10 de septiembre de 2012

Anuncios

3 comentarios sobre “Microrrelatos XLV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s