Microrrelatos XLVIII

Ser

En la búsqueda de huir de sí mismo, comenzó un largo viaje. Encontró nuevos mundos, vivió multitud de experiencias y entabló diversas relaciones. Un día se percató de que ya nada tenía que ver con el ser que había comenzado el camino. Sintió por él una cierta compasión que el tiempo convirtió en nostalgia. La depresión posterior le desveló que la muerte era el único destino para escapar del que no era o dar la vuelta hasta encontrarse con el que había sido, aunque ahora está convencido de que nunca fue.

carlos lópez-aguirre
Barcelona, 3 de enero de 2013

——

Humano

Se coló por el flanco menos vigilado, con delicadeza y un poco de astucia llegó hasta donde lo impulsaron sus deseos. Ahí se quedó un tiempo, mientras los días eran luminosos y las caricias abundantes. Hasta que el vacío lo invadía en cada ausencia, pero no era el abismo de la desesperación, sino el del tedio y el hastío. Un sopor embargó el ambiente y decidió dejar lo que un día tanto anheló. A sus espaldas escuchó el crujir de aquello que abandonaba, mientras se colaba con delicadeza y un poco de astucia hasta donde lo impulsaban sus deseos.

carlos lópez-aguirre
Barcelona, 3 de enero de 2013

Anuncios

Un comentario sobre “Microrrelatos XLVIII

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s