Campeón de ficción

lance-armstrongEsta tarde me encontré un curioso artículo en el diario El Mundo: después de la confesión del ex ciclista ex campeón de siete Tours de Francia, Lance Armstrong, un librero australiano tuvo la ocurrencia de poner un cartel en el que anunciaba que en los siguientes días todos los libros referentes a él pasarían de la sección de No Ficción a la de Ficción.

Más allá de ser una broma, que la Librería Manly se ha preocupado en aclarar, me dejó pensando en la idea de que, quizá, Armstrong no sea el mejor ciclista de la historia, pero sí un gran ficcionador de la realidad, de su propia realidad.

Me explico.

Uno de los principales pasajes que repitieron los medios de comunicación de la “entrevista” con Oprah Winfrey, era aquel en el que decía que si se dopaba, era por ganar a cualquier precio. Es decir, que aun siendo consciente de que hacía trampa, estaba convencido de ser el mejor, de ser el ganador, de ser el campeón.

Me lo imagino entre Tour y Tour, en su mansión de Texas, comprada con el dinero de los premios y los patrocinadores, respirando el aire fresco de la mañana, diciéndose a sí mismo, “soy el mejor ciclista de todos los tiempos”, convencido, absolutamente convencido de que así era, de que nadie podría repetir sus proezas.

Se escribió una novela para él mismo, para soportar su lamentable realidad. La crónica deportiva para él era un cuento de héroes y villanos, donde él era el bueno, el caballero indestructible que superaba rivales, periodistas y puertos de montaña. Y mientras L’Equipe y otros diarios integraban a la crónica información sobre trampas y omisiones. Él, en su novela, iba tachando las páginas donde se describían las transfusiones y las inyecciones de EPO a escondidas. Sólo que se le olvidó prenderles fuego.

Así que un día la ficción que le relataba los diarios y la realidad que se contaba en su novela, se encontraron, chocaron y le demostraron verdaderamente quién era: un hombre que nunca supo ganar. Seguramente ese sea el título de su próxima biografía, y quizá el librero australiano siga dudando en qué sección colocar el libro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s