Microrrelatos 51

Fetiches

Un sudor frío recorrió su espalda cuando se sentó frente a ella, descalza. Le colocó el zapato esquivando la suavidad de su piel y cualquier contacto con sus dedos. Su mirada ocupaba todo su pie para evitar que se le notara la turbación en el rostro. Ella observaba atenta el zapato. Le gustó, pidió el otro. A diferencia del anterior, solicitó al dependiente que le quitara el que llevaba puesto. No tenía remedio, lo hizo y entonces ella acarició con su planta el dorso de su mano. Fue suficiente para saber que por fin se habían encontrado.

carlos lópez-aguirre
Barcelona, 7 de octubre de 2013

——

Lunes

Cuando amaneció, era martes. Nos dormimos el domingo y despertamos el martes. Lo sabíamos por como brillaba el sol, que no es igual que un lunes, ni mucho menos como un miércoles. Las rosas tenían una apertura de dos días: era claro que el lunes había pasado. Era martes. Al principio nos preocupamos, poníamos atención a nuestros despertares, vigilábamos con sigilo el calendario, hasta que todo se olvidó. Cada uno continuó su vida como si nada hubiera pasado. Como si aquel fenómeno hubiera sido un capricho de la naturaleza. Uno más, dijimos. Y nos conformamos con pensar que sólo había sido un día perdido.

carlos lópez-aguirre
Barcelona, 14 de octubre de 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s