Microrrelatos 55

Un suicidio

El poder del mago llegó a ser tan grande que un día logró romper las barreras del tiempo y conocer cada paso de su futuro. Sabía a quién encontraría a la vuelta de la esquina, a qué mujer besaría, a qué amigo perdería, cuándo se enfermaría, cuándo sentiría dolor o pena. Decidió parar ante tanta certidumbre, pero ya no podía controlarse. Lloraba desconsoladamente y sabía que no dejaría de hacerlo hasta el día de su muerte.

carlos lópez-aguirre
Ciudad de México, 15 de noviembre de 2014

——

Las palabras

Parecían flotar al escapar frágiles entre aquellas olas rojas que se sacudían sutiles al ritmo de la voz. En su vuelo se enredaban entre las manos, agitadas por la seguridad del argumento. Aunque a veces parecían inseguras, eran siempre certeras y brillantes, pero jamás estruendosas ni soberbias. Entonces, un silencio, una curva roja, una hilera de perlas blancas y el impulso y la contradicción de ocupar aquella cueva de sentido.

carlos lópez-aguirre
Ciudad de México, 16 de noviembre de 2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s